Sandra Ignaccolo (en poesías)

http://img23.imageshack.us/img23/9228/paramiblog.jpg

Facebook









Thursday, September 15, 2011


José Luis Frasinetti
Bs. As
(Argentina)
poema dedicado a SANDRA
con afecto 
LA LOCA DE LA CORNISA

Trepa en su envés de sueño, la cornisa.
Es loca en el poema... La fulana
tiñe una rima con la azul pavana
conque se vuelve niña tan de prisa.

No es loca, no. La luna se eterniza
en su traje de alondra. Pena vana.
Sobre un violín de espejos, la payana
y un clamor de jilgueros en la risa.

Sandra en la sed. La noche rimelada
le bosteza su otoño de inocencia
y besa rosas níveas y amarantos.

Un tango le despista la mirada
y fotocopia el alma con la urgencia
para el embrujo del amor, sin llantos.-
02/9/2011

Friday, September 09, 2011

SIN ESPERAR NADA

(Aruca)
España




















Sin esperar nada, como suceden las cosas importantes,
te mezclaste entre los puentes de mi  mirada.
Entre los puentes que  se recuerdan.

Que por una extraña razón
se van clavando en el alma,
como alfileres de lana.

Y sin permiso de las aves,
vuelan espacios vacíos
 ávidos de sus alas.

No se cuanto abarcará tu vuelo,
                 Pero
 sólo a ti
te ha permitido el viento,
guardián de mis sentimiento s,

ensartar la puerta pesada
Atravesar el umbral de mis sentidos
               tocando
El manto de la reina de mis hadas.

 Para sentir que siento.

ha bastado una caricia tuya a su regio manto,
una sola mirada despistada.
el duende de la inocencia en tus ojos,
el duende de tu infancia
que persiste
                y que me devuelve

 esa mirada de niña que perdí.

Que sorprende a mis labios con palabras tiernas
                y  mi  corazón
atisba la vuelta de mi sonrisa a lomos de mi esperanza.

Sin esperar nada, como suceden las cosas importantes
apareciste tú

Friday, September 02, 2011



Urbano Vilchiz

(México)

Dedicado a Sandra Ignaccolo
(2006)



SANDRINA


Te imaginé un dia absorta y pensativa
sentada allá en tu bahía,
como una barca que a la deriva
se mece en el mar de la melancolia.


Yo te amaba y por eso mandé una paloma
con un mensaje de amor y alegría
y sí, te encontró allá en tu bahía,
tu mirada perdida en la lejanía.

Estabas ahí, lucías enamorada,
hacía frio, pero a pesar de ello
había calor de amor en tu mirada
y una rosa roja en tu cabello.

Estabas ahí y a tu flanco
mi paloma que inquieta te veía,
lucías tan linda con tu vestido blanco
como diosa de la mitologia.

Te cantó con su voz más dulce y tierna
la más sublime de sus melodías,
te dijo que sin tí, la noche es eterna ,
que sin tí, no alumbra el sol mis días.

Te preguntó por qué
de esta forma tú me hieres
cuando mil margaritas
me han dicho que me quieres.

Te preguntó si vendrian dias
en que nuestras almas  se juntaran
que nuestros cuerpos entibiaran
en mi alcoba, las mañanas frias.

Voló ante tus ojos, no veías,
te habló ante tu oído y no oías,
no sé si no oías, si no escuchabas,
no sé si no escuchabas, si no oías,
pero a sus súplicas de amor sólo callabas,
a sus ruegos de amor no respondías.

Inútilmente noticias tuyas esperé,
pues cuando regresó mi mensajera
sin respuesta y triste, yo desesperé
y ya no pude soportar la espera.

Y así me embarqué con rumbo incierto
y abandonando mi gente y mi puerto
mi barco dirigí a extraños lares,
decidido a surcar todos los mares.

Cuando te encontré, al paso de los años,
rabioso por tantos desengaños,
furioso por tus múltiples rechazos
hacer quise tu playa mil pedazos.

Tu quizás el desastre presentías
pues no sé si de tu indiferencia arrepentida
o simplemente rogando por tu vida
¡clemencia! suplicabas ¡piedad!, pedías.

Más yo,rabioso por lo inútil de mi ruego
inclementemente grité ¡fuego!
Y entonces vi que en lugar de municiones
tu playa llené yo ¡de corazones!.

Entonces yo deciendo y corro presuroso,
de mi colérico arrebato arrepentido
¿y si tanto amor, -pensaba temeroso-
pudiera haberla malherido?

Pero no te encontré, te habías marchado
con tu gaviota y tus alas extendidas,
cruzando los mares tú habías volado
hacia nuevos puertos, hacia otras vidas.

Y yo me quedé ahí, aguardando tu regreso
pues sé que volverás un día, y por eso
incansable, amoroso y decidido
comencé a edificar tu nido.

Y yo en el puerto el tiempo pasaba
siempre en el puerto, día tras día
viendo gente que subía y gente que bajaba
gente que llegaba y gente que partía
y esperando tu rostro... que nunca aparecía.

Y mientras tú en otros mares navegabas
se fue pasando el tiempo vida mia,
yo esperándote a tí,que no llegabas
tú, esperando a un amor que no volvía.

A pesar del desamor estoy de pie
y aunque lastimado y herido
el dolor vino pero ya se fue
y no, no me ha vencido.

Aunque es grande el mar en que te escondes
más inmensa que el océano es mi porfía
y si bien ahora, a mi amor no correspondes
¿quién lo sabe?, quizás, quizás un día...