Sandra Ignaccolo (en poesías)

http://img23.imageshack.us/img23/9228/paramiblog.jpg

Facebook









Sunday, November 11, 2012

Te quiero con urgencia decía


TE QUIERO CON URGENCIA

Vickie E. Durán
Tijuana (Méx.)




Te quiero con urgencia decía…
y de golpe en un solo trago
se bebió mi vida…
secó mi corazón
absorbió el néctar de mi cuerpo
la saliva de mis besos
estaba sediento… estaba ávido,
estaba árido…seco…
calmó conmigo su sed
se sació hasta el cansancio
venia corriendo, llego corriendo, se pasó de largo…
se devolvió un momento
me vio como un oasis en su desierto…
descansó unos días
luego siguió corriendo… a dónde?
a los caminos inciertos.


Te quiero con urgencia decía
que se atrevió a todo conmigo
se ofrendó sin límites
se entregó sin fronteras
me desnudó el alma
me desnudó el corazón
y al contemplar su entrega
mi cuerpo desnudo se ofrendó,
probamos el dulce prohibido
exprimimos el elixir del placer
vaciamos intensamente todo
y en ello todo nuestro ser…
en un solo instante
en un solo bocado
en un solo sorbo
se gestaba el pecado.


Me deseaba con urgencia
y en un solo acto encontró mi debilidad
indagó por mis pensamientos
se metió a mi intimidad
se instaló en mi mente
y en mi corazón entró abruptamente
se alojó en él, se durmió como en casa,
me poseyó a su antojo
mirándome fijamente a los ojos
murmuraba que era su vida
y nos emborrachamos sin medida
ebrios de palabras
de sudor, de miradas,
de besos en la madrugada
de caricias sin fin
de entregas inesperadas
de inventar fantasías y...
en las realidades vivir.


Cruel mentira,
falsos juramentos
viví a un mismo tiempo
dulzura y tormento…
Yo tenía en contra tantas cosas…
la distancia
el tiempo
la culpa
los miedos
el silencio…
el deseo saciado que se vuelve nada
el amor que se confunde con sexo
mi voz que se perdió entre tantas
lo breve de lo nuestro
las dudas crecidas como montañas
y el orgullo como espectro.


Te quiero con urgencia decía
y así… urgentemente se fue…
un inesperado día…

Julio 2012

Monday, October 08, 2012

VERSO ROJO



          VERSO ROJO


Emilia Marcano Quijada


           (Vzla) 



Se llenaron de rojo las parcelas
en donde ayer reinaba el valle verde
de rojo las paredes y las tapias

de rojo van los ojos de la gente.

Se ha pintado de rojo el azul cielo
y de rojo teñidas las cornisas
las luces de la aurora y los espejos
en donde el rojo refleja la risa.

De rojo el alimento de mi pueblo

de rojo el extranjero, las pandillas
de rojo los edenes prometidos
de rojo la pirita repartida.

De rojo va mi sangre acuartelada

por el crujir de sables en el suelo
que han hecho con el bello rojo grana
si así me dan el rojo, no lo quiero.

Sunday, September 23, 2012

BARCAROLA

Pablo Neruda

Parral (Chile)
1904-1973






 
SI solamente me tocaras el corazón,
si solamente pusieras tu boca en mi corazón,
tu fina boca, tus dientes,
si pusieras tu lengua como una flecha roja
allí donde mi corazón polvoriento golpea,
si soplaras en mi corazón, cerca del mar, llorando,

sonaría con un ruido oscuro, con sonido de ruedas de tren con sueño,
como aguas vacilantes,
como el otoño en hojas,
como sangre,
con un ruido de llamas húmedas quemando el cielo,
sonando como sueños o ramas o lluvias,
o bocinas de puerto triste,
si tú soplaras en mi corazón cerca del mar,
como un fantasma blanco,
al borde de la espuma,
en mitad del viento,
como un fantasma desencadenado, a la orilla del mar, llorando.


Como ausencia extendida, como campana súbita,
el mar reparte el sonido del corazón,
lloviendo, atardeciendo, en una costa sola:
la noche cae sin duda,
y su lúgubre azul de estandarte en naufragio
se puebla de planetas de plata enronquecida.


Y suena el corazón como un caracol agrio,
llama, oh mar, oh lamento, oh derretido espanto
esparcido en desgracias y olas desvencijadas:
de lo sonoro el mar acusa
sus sombras recostadas, sus amapolas verdes.


Si existieras de pronto, en una costa lúgubre,
rodeada por el día muerto,
frente a una nueva noche,
llena de olas,
y soplaras en mi corazón de miedo frío,
soplaras en la sangre sola de mi corazón,
soplaras en su movimiento de paloma con llamas,
sonarían sus negras sílabas de sangre,
crecerían sus incesantes aguas rojas,
y sonaría, sonaría a sombras,
sonaría como la muerte,
llamaría como un tubo lleno de viento o llanto,
o una botella echando espanto a borbotones.


Así es, y los relámpagos cubrirían tus trenzas
y la lluvia entraría por tus ojos abiertos
a preparar el llanto que sordamente encierras,
y las alas negras del mar girarían en torno
de ti, con grandes garras, y graznidos, y vuelos.


Quieres ser el fantasma que sople, solitario,
cerca del mar su estéril, triste instrumento?
Si solamente llamaras,
su prolongado son, su maléfico pito,
su orden de olas heridas,
alguien vendría acaso,
alguien vendría,
desde las cimas de las islas, desde el fondo rojo del mar,
alguien vendría, alguien vendría.


Alguien vendría, sopla con furia,
que suene como sirena de barco roto,
como lamento,
como un relincho en medio de la espuma y la sangre,
como un agua feroz mordiéndose y sonando.


En la estación marina
su caracol de sombra circula como un grito,
los pájaros del mar lo desestiman y huyen,
sus listas de sonido, sus lúgubres barrotes
se levantan a orillas del océano solo.


 

Tuesday, September 11, 2012

ACLARO




José Cercas
(España)
del libro Oxígeno




Aclaro que tus labios no son míos,
no los entiendo como tales;
que tus ojos, nocturnos e hirientes
no me pertenecen; cabalgan la noche.
Aclaro que no reconozco tus pechos de miel,
natas azules de olor a mazapán
y mares salvajes;
no siento ni su sonoro tacto,
ni su fruto oculto.
Aclaro que no es mi boca semilla de la tuya,
ni tu abrazo rompió mi noche,
ni tu gemido el alba presentida.
Aclaro, por fin, que no me has pertenecido,
que mis manos ya no tejen con tintas apenadas;
bajo la lengua se quebró el beso,
cuando apagué la luz
y un poema se llevó el último “te quiero”

EL BESO


Urbano Vilchiz
(Méx)
 
 
 


 
Esa ardiente pasión que les sofoca,
el ardor que agiganta, que se agrava
cuando corre terrible mar de lava
que arremete a la playa de una boca.

Ese fuego que quema cuanto toca;
fuego ardiente que cual puñal se clava
en la piel nacarada de la esclava,
nada haciendo, su ímpetu de roca.

Incurable tormento, cruenta herida
que la atrapa con brazos como hiedra
penetrando su mente, piel y hueso.

Gime  dulce la moza malherida
al mirar su coraza, dura piedra,
rota por el embate de aquel beso.

Thursday, July 05, 2012

ANTES DE AMARTE

Sandra Ignaccolo

Bs. As (Arg.)


 




Antes de amarte
he fraccionado todos los instantes
y todas las instancias,
las notas y las noches
los acordes y los acuerdos.


Me resguardé de las umbrelas
en los umbrales de los días,
de puertas cerradas en cada puerto,
estrellé los relojes contra los minutos
esos, que marcaron las diez veces que no me amaste,
y no te tuve.

Antes de amarte
guardé en cada recodo los recuerdos,
descarté de a una mis hondas penas
en las ondas del mar sombrío.

En cada hombre conocí su propio hambre
de perjuicio sin prejuicio,
y me bastó verte en la vastedad,
para saber que eras la brasa
que hoy, con tanto anhelo me abraza.


Sandra Ignaccolo
Derechos de Autor
s/expte: 845365/11 de Invierno del Alma

LEJANA


Marcelo Galliano

Bs. As (Arg.)




Te has preguntado a veces quién te observa de tarde
cuando la acera cruzas sin mirar para aquí,
y aunque este verso suene cual cadencia cobarde
te digo que he soñado que cruzas para mí.

Y has pensado “estoy loca” al sentir como un lazo
que invisible te anilla, que rallenta tu andar,
la mirada lejana que te toma del brazo,
estos labios distantes que besan sin besar.

¡Soy yo, mujer, el rostro que como perro hambriento
ve remontar tu falda por la mano del viento,
que te mece en sus dedos como una flor de abril;

soy el que se atormenta pensándote desnuda,
quien gastaría tu cuerpo, tus labios y tu duda…
la duda que te aleja de mi pecho febril!


Derechos Reservados

Saturday, March 31, 2012

DESIDERATA



 Anónimo





Anda plácidamente entre el ruido y la prisa, y recuerda la paz que se puede encontrar en el silencio. En cuanto te sea posible, Vive en buenos términos con todas las personas, enuncia claramente tu verdad; escucha a los demás, incluso al torpe e ignorante; ellos también tienen su historia. Evita las personas ruidosas y agresivas, pues son un fastidio para el alma, Si te comparas con los demás, te volverás vano y amargado; porque siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú. Disfruta de tus logros así como de tus planes. Mantén el interés en tu propia carrera, por humilde que sea; ella es un tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos, se cauto en tus negocios; pues el mundo está lleno de egoísmos, Pero no te cierres a la virtud que hay en ella; mucha gente se esfuerza por alcanzar nobles ideales; y en todas partes la vida está llena de heroísmo, se tú mismo. En Especial, no finjas el afecto. Tampoco seas cínico en el amor; porque en medio de toda la aridez y desengaños, es perenne como la hierba. Acata dócilmente el consejo de los años, abandonando con donaires las cosas de juventud. Cultiva la fuerza del espíritu para que te proteja en la adversidad repentina. Pero no te angusties con fantasmas. Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad. Junto con una sana disciplina, se benigno contigo mismo. Tú eres una criatura del universo, no menos que las plantas y las estrellas; y tienes derecho a existir, y sea que te resulte claro o no, el universo marcha como debiera. Por lo tanto, manténte en paz con Dios, cualquiera sea tu modo de concebirlo y cualesquiera sean tus trabajos y aspiraciones, mantén la paz con tu alma en la bulliciosa confusión del planeta, que con todas sus farsas y sueños fallidos, sigue siendo hermoso.
Ten cuidado. Esfuérzate por ser feliz.

Anónimo encontrado en la vieja iglesia de Saint Paul. - Baltimore.1693 


Thursday, March 22, 2012

ESTE HÁBITO


 Paloma Grace Castellanos

 D. F (México)

 


Este hábito de comulgarte
desde la fuente de tu sal y tu agua
desde la estrechez de estalactita
de tu llama líquida incorrupta

Insólitamente fecunda de vientres
que tiemblan desde su ápice
constelando en sudores agrios y rumorosos
por tus ingles suaves y trasnochadas

Este hábito de hallarme perdida
como una flecha hundida en tu desnudo
de embriagarme de tu ánfora de jadeos
estrellándome al grito que palpita en la garganta

Mis letras se fermentan a la vera de tu cuerpo
se destilan por tu lengua y tu deseo
se derraman en aromas ciegos
en el entreacto de urgencias impúber

¡Ay! este hábito de amarte...


Derechos de autor reservados

Tuesday, February 21, 2012

Mio Amato Inmortale (Sandra Ignaccolo)












MIO AMATO INMORTALE






Lascerò che la corrente del mare mi trascini
e mi conduca senza ostacoli alla deriva,
sono acqua di rìo dolce e del ponente,
dell'orizzonte azzurro che alla notte schiva.

Sarò gabbiano cercando un frangiflutti,
luce e germoglio rimontati in calma,
diceria di inverno venuto a primavera,
per estirpare il dolore che nascondo nella mia anima.

Fuoco scintillante nel mio interno abita,
di sboccati scintillii folgoranti,
che per amarti il mio cuore palpita,
e di rimbalzo in rimbalzo, vibra come prima.

Sappi che io posso amarti in mille forme,
perché tu semini amore nel mio grembo,
perché il fiele in miele si trasformi,
quando mi terrai tra le tue braccia.

Il mio amore, il mio incondizionato sonno adorato,
luce della mia anima assetata che si aspetta in pace,
semente di vita ed autunno dimenticato,
Mio amato immortale, la mia vita ti venera.




Sandra Ignaccolo

Friday, February 17, 2012

TARDE DE AUSENCIA



TARDE DE AUSENCIA

Sandra Ignaccolo

Bs. As. (Arg)




Reconstruía ausencia que me busca,
entre ecos malogrados e infinitos,
tendré que sepultar este recuerdo,
de tardes añoradas y espejismos.


Tarde que fue de todos y de nadie,
de perpetuos espejos en vaivenes,
donde mi voz se quiebra y lo recuerda,
socavada de esquirlas y de ayeres.


Allí donde el amor cavó su tumba,
en la sangrante herida del ocaso,
lo adoré con el alma, a mi hombre eterno,
¿en qué vasto silencio… podré odiarlo?.


S/Derechos de Autor
Expte: 820257/10




0
CARMÍN 

Miriam Barri

Bs As (Arg)





Azabache y carmín, tus cacerolas
hunden su soledad en la batea.
Un malambo de muerte bordonea
por tu garganta, filo de amapolas.


Princesa del fuentón, tus manos solas
despluman cuervos que el abismo crea.
Y en el cordel un sueño milonguea
entre corpiños, albas, camisolas.

A capa y cucharón, tu fe pirata
desnuca jazmineros y veranos,
rebana lirios malvas, versos rojos,

para saber si en la belleza innata
nos abre Dios sus tímidos arcanos.
- Yo sé que un ángel mira por tus ojos.-


2005